-->

¿Tinder?

by - abril 18, 2018

En medio del caos que me representa tener que pasar un fin de semana encerrada en mi casa, y a eso se le debe sumar que estaba enferma, decidí en compañía de mis otras tres mosqueteras explorar el mundo de Tinder.

(Contexto, para los que no conocen, Tinder es una aplicación móvil que le permite al usuario conocer gente, aquí la estrategia es que al ver pasar el perfil del susodicho o susodicha se puede rechazar o aceptar a esa persona de acuerdo a lo que se piense de la fotografía, y solo si ambos se dan me gusta se pueden poner en contacto).

Cortesía: giphy.com 



Regresando al texto, mis amigas y yo abrimos nuestros perfiles en Tinder,  seleccionamos las mejores fotos y no dispusimos a escoger hombres cual catálogo de ropa, porque la verdad así fue, empezamos a rechazar y a aprobar a los sujetos de acuerdo a nuestras preferencias personales, obvio enviándonos vía chat grupal en Whatsapp las fotos de los que considerábamos sexy.

Entre foto y foto de repente apareció la de alguien al que primero no esperaba encontrar allí,  y segundo lo que menos quería era saber que también se dedicaba a cazar personas por medio de una app.

Sí, tal y como sospechan se trataba de mi ex. Debo reconocer que en el monento en que ví su foto tuve deseos de darle me gusta,  solo por la curiosidad de saber si él  también lo haría, pero luego de que el oxígeno regresó a mi cuerpo ví nuevamente su foto en la pantalla de mi celular y no pude evitar las ganas de rechazarlo como muestra y prueba personal de que en realidad lo que menos deseo es regresar con él. Así que de la nada me llené de placer y gozo, y boom mandé la imagen hacía la izquierda.

Luego de ese pequeño tropiezo, continué con mi exploración de perfiles masculinos tratando de encontrar a uno que me resultara interesante. Acepto también que tengo una serie de filtros, los cuales para mis amigas dificultan un poco el proceso de conocer gente. Pero la realidad es que más allá de una cara bonita en una foto de perfil hay cosas que componen la imagen que hacen que el susodicho no luzca interesante para mí, pero de eso hablaré pronto en otro post.

Siguiendo con mi cacería de hombres a través de Tinder,  encontré uno que otro interesante, bueno lo confieso, de casi cien rechazados le dí me gusta a diez, de los cuales tuve match  o compatibilidad con cuatro, pero que en realidad terminé hablando con uno.

Luego de tres días navegando por Tinder por fin estaba aliviada, así que como resultado de mi cuerpo sano y mi mente fresca, decidí eliminar la App, el motivo, pues es sencillo,  soy un poco chapada a la antigua, prefiero salir a la calle a tomar un café o comer un helado y si en el camino conozco a alguien, genial.

Decir que disfruté la experiencia sería una total falacia, pues la verdad no encontré diversión en pasar fotografías de hombres a los que no les conozco la voz, en parte porque me sentí cual ganster que selecciona desde una revista a la mujer que se llevará a la cama, y esa idea pasa también a la inversa, el saber que estaba siendo juzgada por mi apariencia y no por quien soy, me hizo sentir vacía.

Por otro lado, soy del tipo de mujer que no se deja impresinar por un abdomen de gimnasio, por un carro último modelo y mucho menos por un rostro bonito. A mi me gusta que me seduzca una mente interesante,  inteligente, coqueta y sabia, y lamentablemente eso no se ve en las fotos. 

Por esa razón no encontré interesante el ligar con hombres mediante una aplicación, pues creo que le quita realismo al asunto,  y no es que sea una romántica que busca al amor de su vida, pues de echo disfruto y mucho del sexo causal, pero incluso para algo sexual espero que la persona con la que voy a la cama tenga algo más que sólo una linda foto de perfil.

Caso contrario al de mis amigas, quienes al día de hoy todavía tienen instalada la aplicación, de hecho, han conversado y salido con varios chicos que conocieron por medio de Tinder, es por ello que no doy por sentado que mi experiencia sea una manera se juzgar estos modelos de comunicación, al contrario, es sólo la percepción individual que va ligada a mis gustos y preferencias para conocer personas.

Así que si usted después de leer esto queda con la curiosidad de probar Tinder lo invito a que lo haga, viva la experiencia por sí  mismo,  luego viene y me comenta cómo le fue, puede que sea uno de esas personas que conocen el amor a través de la App o si es afortunado, se consigue un buen amigo sexual con el cual divertirse.

You May Also Like

0 comentarios