-->

Decir adiós, es crecer...

by - abril 19, 2018

Cortesía: blogspot.com
Llega un momento en la vida en que tenemos que aprender a dejar a un lado personas, cosas,  momentos, entre otras, y es este desapego el que nos permite crecer y entender que todo tiene un ciclo y que cuando este se cumple es mejor no tratar de estirarlo, pues al final por más fuerte sea el hilo, este se rompe.A lo largo de este año he tenido que alejarme de personas, algunas porque si lo decidieron ellas, otras porque ya no conectábamos, algunas por cuestión de traslado, en fin, las motivaciones que nos llevaron a perder la cercanía son muchas.

A veces en medio de mis meditaciones nocturnas trato de analizar las situaciones que llevaron a eso, pero aunque me duele el no contar con muchas  de ellas, es cierto que el volver a intentar algo simplemente terminaría lastimando a alguna de las dos partes.

A la lista de separaciones se suma a la que por años consideré y aún  considero como más  que una amiga,  casi una hermana, con ella la discusión se centró en un tema de confianza, una serie de mentiras de su parte y su poca capacidad de afrontar sus errores llevaron a que un día la copa se llenara y ya no hubiese vuelta atrás.

Al hablar de separaciones pues es justo habar de ciertos sujetos de los que ya he hablado con anterioridad, con ellos creo que la situación es la misma, simplemente lo que ofrecían y yo brindaba no era lo un buscábamos.

Dejando a un lado a las personas me concentro en los objetos,  pues muchos se quedaron en el camino,  prendas de vestir,  accesorios, regalos,  artículos desgastados, en fin, cumplieron su ciclo, ya era hora que partieran.

Lo más difícil de soltar hasta ahora han sido los recuerdos, pues hay momentos que quisiera atesorar para toda la vida, pero son esos mismos recuerdos los que duelen y lastiman,  es por ello que se hace necesario escarbar en el disco duro del cerebro y empezar a eliminar todos aquellos archivos que ya no tienen utilidad, vacunar los virus y formatear cualquier documento que vuelva lento el procesador, evitando que se puedan almacenar nuevas experiencias.

Cortesía: tumblr.com

Por eso hoy en medio de canciones tristes me despido de aquellos que me acompañaron por años,  meses, semanas, fías,  horas y minutos, agradeciendo su presencia y deseando de todo corazón que su futuro este lleno de alegría,  con dolor hoy formateo mi disco duro, expectante  de llenarlo nuevamente de muchos recuerdos, cargados de momentos, personas, experiencia y aprendizajes, por eso hoy me despido diciendo un adiós, porque como decía el gran maestro Cerati "decir adiós, es crecer".

You May Also Like

7 comentarios

  1. Ya esperaba a Cerati en algún lugar... ;-)
    Coincido contigo. Y soltar duele, pero eso es crecer. En ese "adiós" está la sabiduría.
    Que tus adioses traigan muchas bienvenidas.
    Abrazos infinitos.

    ResponderEliminar
  2. Digamos que citar a Cerati me duele jaajajaj es como una manera de mantenerlo vigente, un abrazo para ti

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, síiiii, lo imagino... Hermoso que de él haya salido algo tuyo. Abrazo de vuelta!

    ResponderEliminar
  4. La vida consiste en puertas que se cierran y otras que se abren.
    Pero para vivir hay que mirar el presente y dejar el pasado ( que ya pasó).
    Y por qué no, construir un futuro donde vamos a pasar el resto de nuestra vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Así es, seguir adelante. Gracias por leer, es bueno tener sus opiniones, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Se trata de seguir adelante, muchas gracias por pasar y dejar un mensajito, un abrazo

    ResponderEliminar