-->

La culpa es de la rata...

by - abril 19, 2018


Desde que tengo uso de razón le he tenido fobia a las ratas, de hecho ese es uno de los motivos por los que no disfruto de ver películas como Stuart Little o cualquier otra en la que un roedor sea su aclamado protagonista.

historias con ellas tengo muchas, desde caídas por tratar de esquivarlas, gritos de horror al verlas cruzarse por mi camino, hasta una ruptura casi amorosa por culpa de una Rata... ¿no me creen? aquí va la historia.

Entre los varios tipos con los que he salido en los últimos años conocí al Sujeto P, un psicólogo recién graduado, sensible, detallista e inteligente, con él había buena química, respetaba mis espacios y compartíamos algunos hobbies e intereses.

Llevaba saliendo con P al rededor de tres semanas, todo parecía indicar que íbamos por buen camino y que esa noche por fin tendríamos sexo, o así se veía hasta que apareció la Rata.

Un día P me invitó a salir, el lugar de encuentro era uno de los parques principales de la ciudad. Cuando él me vio llegar se dispuso a saludarme con un abrazo... hasta éste punto todo normal ¿cierto?

Bueno, resulta que no fue tan normal. En el instante en que él se me acercó, observé por encima de su hombro como detrás estaba corriendo en dirección nuestra una rata, es decir la Rata.

Debido al temor que les tengo y al ver como el roedor no se detenía y continuaba su trayecto hacia donde nos encontrábamos, decidí salir corriendo, y sí, dejando con los brazos estirados a P.

Cortesía:3.bp.blogspot.com

P un tanto desconcertado por mi reacción me persiguió, al alcanzarme un poco molesto me dijo: "Sino quiere tener nada conmigo simplemente dígalo, pero no me haga quedar como un idiota en la calle".

Yo en medio del susto no era capaz de responder, cuando me disponía a hablar vi otra vez a la Rata aproximándose y salí corriendo nuevamente. P ésta vez un poco más ofuscado y desconcertado me exigió que le dijera por qué estaba actuando de esa manera.  Cuando por fin mi pulso se normalizó le conté que había sido culpa de la Rata, que les tenía fobia y que por esa razón había salido corriendo las dos veces.

La verdad yo pensé que con esa respuesta él iba a entender mis motivos y se iba a tranquilizar, pero no fue así, muy enojado me respondió: "Tata, ésto no va a funcionar. Si usted permitió que un roedor se interpusiera entre los dos, no quiero imaginar que va a pasar el día que tengamos un verdadero problema. Creo que es mejor que dejemos hasta aquí".

Y efectivamente así fue, hasta ahí llegaron las cosas, él se fue y me dejó en el parque, con los ojos encharcados, porque sentía que la Rata seguía persiguiéndome. De P lo último que recibí fue un mensaje en el correo donde me aconsejaba ver a un psicólogo y aprender a enfrentar mis miedos para así no seguir alejando a las personas de mi lado, después de eso me eliminó y bloqueó de todas las redes sociales en que teníamos contacto.

Cortesía: 24.media.tumblr.com/

Desde ese día no sólo le tengo fobia a las ratas, también les guardo rencor, pues me hicieron perder un gran partido, lo peor es que no alcancé a tener sexo con él, de hecho, de no haber aparecido aquel roedor creo que hoy el post sería sobre un tema diferente. Pero bueno, esa es la historia de cómo me dejaron por culpa de una Rata.



You May Also Like

0 comentarios