-->

No estamos en edad para quedarnos con las ganas...

by - abril 16, 2018

Cortesía:giphy.com


Sí, lo sé, el título es poco ingenioso y además muy trillado, pero tengo mis razones para traerlo a colación.


  1. No existe un límite de edad para dejar de hacer lo que nos gusta, nos apetece o nos genera curiosidad, al final de cuentas en eso se supone se basa la vida, en acumular experiencias y recuerdos. Así de simple, nunca se es muy viejo ni muy joven para perseguir burbujas de jabón en el parque.

  2. El futuro está sobrevalorado y nos educan para vivir de planes: organiza tus finanzas para asegurar un retiro en la vejez; recuerda ahorrar para comprar esa casa; no malgastes en viajes que no son necesarios; deja de vivir como si tuvieras 20 que a los 50 te pasa factura.

  3. La sociedad está tan programa para reprochar lo que se sale de lo supuestamente "convencional", que nos tachan de irresponsables, soñadores e ignorantes por querer vivir ahora y no en un futuro, que nadie puede asegurar que llegue.

  4. Aunque se presenta en ambos casos, somos las mujeres quienes recibimos con mayor frecuencia estos bombardeos: con ese estilo de vida ningún hombre la va a tomar en serio; usted cree que ese es el ejemplo que le puede dar a sus futuros hijos; de verdad piensa que es muy maduro de su parte no pensar en cómo se va a ver con ese montón de cosas en su cuerpo cuando sea más vieja; si no se apura la deja el tren.

Cortesía:giphy.com
La lista puede ser interminable pero la realidad es que no nos debería importar, al final del día las experiencias nos quedan es a nosotros, cuando el camino se acabe y la muerte nos agarre, será nuestra alma la que nos juzgue por habernos quedado sin vivir.

Y para ir terminando y no resultar siendo tan molesta hoy, creo que son los prejuicios y la doble moral las que no nos dejan ser, las que hacen que debamos comernos un helado a escondidas como si fuera un crimen, sólo porque atenta contra la ola "fit" que es tendencia en el mundo, la misma que no nos deja bailar en la discoteca sin seguir el ritmo y sin tener idea de qué movimiento hacer, son esos dos demonios los que se han apoderado de la sociedad y que nos impiden hacer con nuestras vidas lo que en realidad queremos...

You May Also Like

1 comentarios