-->

Coleccionando almas perdidas...

by - marzo 19, 2018

Si analizamos un poco nuestras vidas empezamos a entender que a lo largo de ella nos dedicamos a atesorar y coleccionar momentos, logros, aprendizaje y personas, los cuales se van convirtiendo en parte de nuestro entorno e historia, pues son esas piezas las que poco a poco nos ayudan a construir el rompecabezas de lo que somos y seremos, e incluso, del legado que dejaremos cuando se nos acabe el tiempo de juego.

Cada ser, por tener características individuales se dedica a coleccionar ciertos elementos, algunos en su diario vivir y de manera consciente colecciona carro, revistas, porcelanas, llaveros, en fin, existe una infinidad de posibilidades, pero son esos otros elementos que colecciona nuestra subconsciente lo qie forja nuestro carácter.

Fue durante una revisión en retrospectiva que me percaté que en mi caso me gusta coleccionar almas perdidas, rotas, tristes, para curarlas y luego dejarlas ser, pero libres.

Aunque no nos demos cuenta, simpre nuestras historias tienen un patrón, en mi caso es el conocer gente que ha experimentado tristezas y frustraciones profundas, almas y corazones en pleno proceso de recuperación, algunos son conscientes de su malestar, otros , em cambio, tratan de disimularlo, pero a mi no engañan, al final sé que vienen a mi en busca de redención, de sanación.

Puede que en el fondo todo sea un reflejo de lo que soy y lo que siento, puede que también sea yo quien necesite urgentemente ser aliviada, pero no se imaginan lo feliz que me hace reencontrarme con esas almas ya estabilizadas, alegres y llenas de esperanzas, no porque sienta que es gracias a mi, no, en realidad es porque me gusta saber que pese a que colecciono sus momentos más tristes, ellos se quedan ahí en mi llavero personal, haciendo parte de las historias que recolecto y que me ayudan a crecer como persona, porque sí, me gusta experimentar en carne propia, pero a veces las experiencias ajenas hacen que evitemos lanzarnos sin paracaídas.

You May Also Like

0 comentarios