-->

Llamadas del más allá...

by - febrero 10, 2018

Como era ya habitual con mi grupo de amigos decidí salir a disfrutar de la noche, si bien era un plan ocasional, ese día tenía un tiente especial, era 31 de octubre, Halloween...

Decidimos aprovechar la velada para hacer alarde de los atuendo alquilados, el maquillaje pagado y la incómodad de llevar ambos puestos, todo por mantener el espíritu de la noche dw brujitos intacta.

La ruta era sencilla, el bar de siempre, las bebidas de siempre y los relatos ensordecedores de la semana, se piden nachos, se destapan cervezas, se canta cual karaoke y nos reímos de los trajes de los vecinos, unq noche igual que las demás, o eso esperábamos.

Pasada la media noche un grupo de jóvenes con trajes salidos de una versión no tan moderna de vampiros llegó al lugar, debo reconocer que algunos lucían sexys pese al atuendo y el maquillaje, en cuanto el mesero los vio entrar hizo un gesto de malestar y continuó con su trabajo, pero a mi su expresión me generó curiosidad.

Pasaron unos cuantos minutos y el mesero regresó a nuestra mesa y como a mi me puede más la curiosidad, además que ya hay confianza le pregunté el motivo de su gesto anterior, para resumir me dijo que los chicos no iban disfrazados, que ese era su atuendo habitual, que eran medio raros que tenían una especie de secta, y creían que en realidad eran descendientes de vampiros. No les voy a negar que el relato me generó más risa que temor y durante casi media hora fue motivo de chistes entre mi grupo de amigos.

En algún momento de la noche y ya un poco alcanzada por las cervezas fui al baño, como era habitual había una larga fila en el disponible para mujeres. Las ganas de orinar eran tantas que sentía dolor en  vejiga, eché un vistazo disimulado hacia el baño de los hombres y como no había nadie, aproveché y entré.

Cuando estaba por terminar sentí un par de pisadas ingresando al lugar, la verdad sentí un poco de pena, pero, ya mi vejiga estaba más tranquila y eso era lo que importaba. De repente doa voces masculinas empezaron a conversar entre sí. La charla no tenía un típico muy usual, pues uno de ellos hablaba sobre velas, posición de la luna y no recuerdo qué otras cosas más.

De la nada otros dos pasos ingresaron al baño y tras de ellos se cerró la puerta...

Pasados unos segundos se apagó la luz, les confieso que el temor se apoderó de mi, traté de salir pero mi cuerpo se paralizó.

Pasados unos segundos, que para mi fueron horas, se encendió una luz tenue que parecía proveniente de una vela, luego un aroma a hierbas invadió el lugar y el sonido de unas voces empezó a razonar.

Lo que pronunciaban no se distinguía, no era ni español o inglés, puede que latín, lo cierto es que con cada minuto mi cuerpo más temblaba y el sudor frío que me corría por la espalda tampoco ayudaba.

El sonido de las voces era cada vez más fuerte y más veloz, y mi miedo, bueno, ya se imaginarán, por fortuna ya había orinado.

Se repente las voces se silenciaron y uno de los sujetos dijo esta vez en español: aquí estamos mi creador, manifesta tus deseos que para nosotros son órdenes...

Repitió la oración una ocasión más y Cuando estaba a punto de llegar a la tercera...

No se imaginan lo que sentí, una melodía alta y que se asimilaba a un solo de guitarra empezó a apoderarse del lugar, los hombres se asustaron, hubo gritos, luego oscuridad, Sólo recuerdo haber cerrado muy fuerte mis ojos.

Segundoa después y con la guitarra de fondo escuché un fuerte golpe, la puerta de mi baño se abrió, empecé a llorar sin abrir los ojos, sentí como algo me tocaba, de repente la música se apagó y una voz me dijo: "qué carajos hacías aquí Alex, te encontré por el sonido de tu celular, Qué hacían aquí esos tipos, por qué no hay luz".

Poco a poco fui reconociendo la voz, era Alejandro, nunca antes en mi vida me había sentido tan feliz de verlo y tan idiota por no haber entendido, el ruido de la guitarra era el ring tone de mi móvil, el cual había asustado a los hombres que habían en el baño, que según Alejo eran la legión de vampiros...

You May Also Like

0 comentarios