-->

¿Quieres jugar un juego?

by - enero 28, 2018

Hace un tiempo alguien me dijo que en las relaciones todos somos jugadores, algo así como estar en una mesa de Poker, todos quieren ganar, pero a su manera, usando estrategias acorde a las necesidades de su baraja.

Siendo honestas la conversación se prestó para generar controversia y  a la vez nos permitió comparar algunos argumentos, pero el sujeto insistía en que todo se trata de un juego, y que la verdadera evolución de una relación es cuando ambos aceptan que están jugando y deciden ir exponiendo sus cartas, lo que además permite que la situación sea más equitativa, dando como posibles resultados distintas variables, en las que pocas veces o nunca, ganan ambos.

Uno de los puntos en discusión fue el tema femenino, pues este sujeto nos considera, no a todas, pero si a una mayoría, demasiado sensibles y emocionales como para aceptar que estamos jugando, en especial porque para él tendemos a querer llevar el control y definir cada situación, cuando en la mayoría de los casos el punto está en dejarse llevar y no poner nombres injustificados.

El punto al cual él quería llegar es que la mayoría de mujeres no estamos dispuestas a jugar en un entorno donde no se pueda evolucionar más allá de una sola mano, siempre, según sus mismas declaraciones, buscamos quedar como las víctimas, porque nunca aceptamos las reglas del juego desde  el principio y los obligamos a tener que mentir respecto a citas falsas y halagos que al final sólo tienen como meta desvestirnos.

En fin, para dicho sujeto, el mundo sería un lugar más feliz si dejamos a un lado el drama y reconocemos que hay situaciones en las que sólo se pretende jugar, pasar el rato, sin andar pensando en el mañana, y que eso no está mal, igual desde niños crecemos preparados para ello, pues nuestra actividad más frecuente es jugar, entonces ¿por qué no dejar claras las reglas y aceptar que las relaciones son eso, juegos?

Pero no juegos irresponsables, si no esos de mutuo acuerdo donde Juanito prestaba su juego de palas, donde Sofía llevaba los baldes, para al final construir entre los dos un fuerte, el cual era negociado, pero donde el ganador era quien lograba salir ileso de la construcción y lograba escapar de las ventiscas de arena.

You May Also Like

4 comentarios

  1. Ese hombre tiene una mirada muy poco profunda del amor y de las relaciones. Acuerdo que lo placentero en una relación es bueno que se asocie con lo lúdico pero una cualquier tipo de relación está basada en acuerdos mutuos si el otro solo tiene interés por el sexo entonces le saldría más barato una muñeca inflable japonesa de esas que tienen piel jajaja! Allá él, superficiales ha habido y habrá siempre

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, aunque creo que quien cae en ese juego lo hace porque así lo quiere

    ResponderEliminar
  3. Claramente todos elegimos la vida que tenemos! Gracias por tu aporte!

    ResponderEliminar
  4. A ti por leer y aportar 😊😊😊 un abrazo

    ResponderEliminar