-->

Quiero querer

by - diciembre 17, 2017

No sé si son los años, mis óvulos o que me estoy quedando sin neuronas, pero últimamente ronda por mi cabeza una idea tan loca, que ni yo misma puedo creerla, ni mucho menos entenderla.

Me he pasado mi poca adultez huyendo del compromiso, cerrándome en una coraza que se suponía debía salvarme de todo mal y peligro, pero al final siempre se quedaba corta en cobertura y las heridas llegaban, fue tanto lo que me cohibí de sentir que aún me siento culpable, porque en mi Inocencia y orgullo, pretendo que lastimé a quienes no se lo merecían por no permitirme querer.

Siempre me ha gustado estar a la intemperie, las relaciones causales me resultan más divertidas y menos dolorosas, pues desde un principio te limitas a vivir el momento y a no esperar nada con el pasar de los días, o eso creía.

Desde mi última ruptura comprendí que lo casual ya no me llena, que el sexo por diversión es sólo eso, sexo, u créamen fue un golpe duro aceptar que quiero poder arruncharme después de una noche de faena, que deseo despertarme al lado de alguien que me dé loa buenos días y me despierte con un beso.

El lío comienza cuando recuerdo lo que sentí la primera vez que alguien logró moverme el corazón, hacerme temblar con un beso y descomponerme la razón, y eso aunque no resultó si no ocasionando dolor para mi corazón, resulta que es justo lo que quiero volver a sentir ahora, pero esta vez sin miedos ni limitaciones, pero ante todo correspondido, por primera vez quiero querer a alguien sin pensar en lo mucho que puede llegar a doler.

Ahora el dilema es aún mayor, pues cuando tomas la decisión de querer a alguien, no se puede andar esperando que los demás decidan quererte, pues eso es algo que nace, no quese pide, y tampoco es para que vayas por ahí regalando cariño a quién no lo merece, se trata de tener paciencia y esperar coincidir con esa alma que un día cuando te mire a los ojos te haga explotar de alegría y te permita ser tu misma.

PD: ofrezco disculpas por lo cursi de mis palabra, de verdad lo digo, ni yo me las creo, pero necesitaba sacarlas de mi garganta y cerebro porque tenerlas allí me estaba torturando y ahogando.

You May Also Like

2 comentarios

  1. primero, enhorabuena por decidirte a sacar fuera ese sentimiento, que no por universal e inevitable deja de apretar el pecho, y gracias por regalarlo a cualquiera que pase por aquí!, creo que haría falta hablar más de emociones negativas para normalizarlas y quitarles poder para gobernar nuestros actos, se debería trabajar cada día un poco en la propia libertad: la de querer ahora o más tarde, a esta persona o a aquella, pero simplemente por el hecho en sí, no por lo que se pueda recibir de él, guau dar honestamente es el mayor placer del mundo! así que si quieres querer: Quiere! siempre a ti en primer lugar, pues es requisito imprescindible para poder querer a nadie. Fuerza!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por las palabras, son muy honestas. Un abrazo

    ResponderEliminar