-->

Crisis nivel: llegar a una fiesta con el mismo vestido o peor aún, elmismo ex...

by - noviembre 26, 2017

Sé que a veces algunas mis historias parecen sacadas de la ficción y créanme, hasya yo quisiera que fuera  así, pero no lo es, y para  entretenimiento de ustedes lo que hoy aquí escribo es digno de terminar  en una película para chicas de Hollywood.

Mi primera relación, si aún no les  he contado terminó entre muchas cosas porque mi personalidad es compleja de asimilar y comprender, a  esto se suma que soy poco detallistas, mi lista de prioridades rara ve coincide con la de la otra  persona y bueno me gusta ser así, por lo que cambiar por alguien se me h6ace difícil.

A todo lo anterior deben sumar que ese ex al cual vamos a llamar señor P, me contó un poco tarde, es decir, cuando ya le tenía  involucrada, que antes de mi había existido una  chica a la que vamos a denominar señora K.

Resulta que K y P se separaron por temas geográficos, pero una vez superado dicho inconveniente yo fui eliminada de la  fórmula matemática, de P+T=2 por  un P+K-T=2. En pocas palabras P me dejó por K.

Me dolió, sí, me sentí engañada, también, pero nunca lo tomé como algo personal, al final de cuentas cuando uno quiere pues no piensa a quién lastima, o bueno los demás no lo hacen.

Hasta esa parte la historia parecer muy normal ¿cierto? Pues bueno, aquí llega la revancha o la secuela pero con algunos cambios en los protagonistas, ¿o no?.

Resulta que pasado un tiempo y con mi corazón recuperado por la ruptura con P, decidí abrirme e intentar una nueva relación, error garrafal, por  qué, les cuento este nuevo sujeto será el señor O,   resulta  que el señor O empezó con su galantería y logró descrrestaeme en  la primera cita,  todo iba  bien, salida va salida viene, juego por aquí, juego por allá, Alex se abre y decide aceptar iba relación, pasados unos días y por casualidades me entero que O conoce a K y P, además parece  no tener buena  relación con P, pero eso no  le impidió salir con K un tiempo atrás, sin que según el pasara nada trascendental, primera señal para huir, Pero como cosa rara, no lo hice.

Las cosas quedaron  ahí o eso supuse, no quise dejar que mi pasado o el de ambos afectara el presente  o supuesto futuro de la relación.  Los días pasaron y de la nada K apareció con invitaciones a O, trate de ser lo más madura posible, Pero lo acepto, la rabia de  tener que lidiar con el mismo fantasma me ganó y pdecidí expresarlo a O, quien juró que no había nada y que no iba a suceder nada porque K no era su tipo.

Los días pasaron, O me terminó por las mismas razones que P, otra vez hice mi ejercicio, lo superé, continué con mi vida y traté  de evitar al máximo enterarme de la vida de O, hasta que la sorpresa llegó.

Ahora les recomiendo tomar asiento e ir por una como de algún licor fuerte.

Decidí ir de fiesta con algunas amigas, antes del baile y los  drinks fuimos por algo de comer, al entrar  al restaurante me enfrenté al peor terror de toda mujer, que otra tenga  su mismo  outfit, o en este caso a tu mismo ex.

A veces siento que el error es mío al llegar a sus vidas  luego de ella,  teniendo en cuenta que no la conocía y que mucho  menos tengo algo en su contra, pero la verdad es un tanto difícil de afrontar que los dos sujetos  a quienes les abriste un espacio es tu vida te dejen por el mismo vestido o bueno por la misma K.

Rencor hacía ella o ellos  no siento,  lo que  me defrauda son mis decisiones, de siempre elegir mal, estar con quien no debo y repetir una historia a la cual no quise elegir.

Debo aceptar que ahora  parezco loca paranoica  preguntando a todo aquel con quien salgo si conoce a K, pues la verdad odio sentir temor de terminar en otra relación cíclica,  donde la fórmula de X+T= 2 sea reemplazada nuevamente por X+K-T=2.

You May Also Like

0 comentarios